LA NECESIDAD DEL MUNDO: VIDA

¿Qué entendemos por vida?

Pero debemos analizar y definir esa palabra. Si preguntásemos a cualquier persona lo que entiende por “vida”, creo que descubriríamos, queriendo utilizar o no las mismas palabras, que el pensamiento sobre el asunto y la búsqueda del corazón pueden ser expresados básicamente en tres palabras:

1. Realidad. Comúnmente se entiende por realidad la experiencia viva de aquello que se quiere decir y de lo que se desea, en contraposición a una teoría, a una doctrina, a un credo, a una forma; es aquello que viene de lo más íntimo del ser como una realidad viva. Probablemente, la palabra “experiencia”, por sí sola, sería más utilizada que cualquiera otra, pero todas siempre tendrían el sentido de “realidad”. Para las personas, vida significa lo que es real, en contraposición a aquello que es solamente teórico, abstracto, un mero enunciado de palabras.

2. Poder. La segunda palabra que más aparecería en una búsqueda sobre lo que se entiende por vida sería “poder”. Utilizamos bastante el término “dinámico”. Eso es vida, no meramente como algo activo en oposición a algo inactivo, sino que es vida que implica poder, que es capaz de realizar lo que quiere que sea; es estar en una situación de capacidad, por poseer el recurso de la energía, de la vitalidad, de la eficiencia. Todo eso está implícito en la palabra “poder”.

3. Abundancia. En tercer lugar, en la definición de “vida”, sin duda alguna seríamos llevados a entender que su significado es “abundancia”. Otro término que podría ser utilizado es “satisfacción”, pero percibiéndose que el hombre no es fácilmente satisfecho, sería necesaria una abundancia inmensa para él llegar a una real satisfacción. Luego, esa “abundancia” es una característica de la “vida”.

Eso resume la necesidad del mundo: por un lado, es la vida, que significa realidad, la cual es inherente a la experiencia de vida, que indica poder, dinamismo, fuerza, capacidad, recursos para realizar, para alcanzar, para llegar a, para ser eficiente, en oposición a ser débil, derrotado, fracasado, incapaz de alcanzar un objetivo, y, por otro lado, es la comprensión de que hay un reino donde la necesidad más profunda es satisfecha, y por eso no es necesario buscar en otro lugar la respuesta a esa necesidad. Esa, pues, es la necesidad del mundo.

Saludos enormes!

A %d blogueros les gusta esto: