Hechos 18:26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.

Deutoronomio 25:13-16 13 No tendrás en tu bolsa pesa grande y pesa chica, 14 ni tendrás en tu casa efa grande y efa pequeño. 15 Pesa exacta y justa tendrás; efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová tu Dios te da. 16 Porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que hace esto, y cualquiera que hace injusticia.

NUESTRA CALIDAD DE VIDA ES PROPORCIONAL A LA EXACTITUD CON LA QUE ENTENDEMOS EL EVANGELIO.

Nosotros somos exactamente, lo que creemos exactamente; nosotros manifestamos exactamente algo que consideramos exacto. Somos exactamente el reflejo de algo, fuimos creados de una manera extraordinaria por lo tanto lo exacto es lo que manifestamos.

A lo que nosotros le somos fieles, es el reflejo de nuestra vida, eso tiene que ver con nuestro diseño, Dios nos creó a su imagen y a su semejanza.

De alguna manera este es uno de los principios más revolucionarios, que si se revelan a nuestras vidas van a poder hacernos a cada uno de nosotros parte de la reforma que Dios está planteando en el mundo.

CADA UNO DE NOSOTROS VIVIMOS LA VIDA EXACTAMENTE COMO LA HEMOS DETERMINADO  VIVIR.

Y esto es poderoso y si nuestras mentes en algún momento se ofenden, debemos saber que siempre la base de una transformación comienza con una mente ofendida. La ofensa cuando viene por una revelación de la palabra, es una buena manera de comenzar, porque si viene del Espíritu es una ofensa con gusto.

El pasaje que hemos leído, según nuestra traducción, es el único lugar donde sale la palabra “exactamente”, esto muestra que Apolos era una persona que estaba hablando lo que había oído, pero resulta ser que lo que él estaba hablando no era lo más exacto.

Lo que no nos permite vivir una vida en Cristo más triunfante, es porque no somos más exactos.

Cuando Priscila y Aquila oyen a Apolos hablar del Señor y del camino del Señor, saben más exactamente sobre lo que Apolo está hablando.

En el Libro de Deuteronomio, hay una ley en Dios que es la ley de la exactitud, por eso le dice el Señor a Moisés, sombra de lo que iba a venir, que si queríamos vivir una vida prolongada en la tierra tenemos que tener en claro que Dios le dará vida prolongada plena y feliz a las personas que son exactas en medir y en pesar.

El Señor nos dice que nos daría la tierra, pero si queremos disfrutar esa tierra, tendremos que ser más exactos, porque lo que nos separa de la prosperidad, del progreso y de un evangelio pleno es que no hemos tomado al evangelio y a Dios, como el asunto de mayor precisión en nuestras vidas.

¿Qué significa ser exacto?

Es algo preciso, que se ajusta completamente  a algo. Es lo que la Biblia dice: “no puedes ser sabio en tu propia opinión”.

Exactitud en Dios no está basada en lo que pensamos, o piensa un amigo nuestro, ni en la última conversación que tuvimos con el médico, tenemos que saber bajo qué patrón nos vamos a mover exactamente.

¿Cuál es el patrón de nuestra exactitud?

Algo es exacto cuando hay un patrón para medirlo. Pablo establece cuál es nuestro patrón:

Efesios 4:13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

El patrón de nuestra exactitud no es algo que estamos viendo, que estamos pensando o que el diablo hizo.  EL PATRÓN DE NUESTRA EXACTITUD ES CRISTO.

Buen fin de semana para todos!

 

A %d blogueros les gusta esto: