Vamos a compartir distintos pasajes de la carta a los Romanos, donde Pablo le escribe a una iglesia que todavía no había visitado.

En esta carta Pablo va expresando un proceso de transformación, va haciendo un camino:

1.- LA REALIDAD DEL MUNDO SIN DIOS

Romanos 1:28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen.

El capítulo 1 de Romanos nos habla de la realidad del mundo sin Dios y de alguna manera haciéndonos recordar de dónde fuimos sacados.

Nos habla de un mundo sin Dios como un mundo de hombres y mujeres entregados a una mente reprobada, y todo lo que eso reproduce: pasiones vergonzosas, entregados a la inmundicia.

Debemos saber que el mundo donde vivimos se retroalimenta en lo incorrecto, en una mentalidad reprobada, una mente que no puede concebir lo de Dios.

2.- LAS PERSONAS QUE JUZGAN A OTROS

Romanos 2:1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

El capítulo 2 habla de las personas que juzgan a otros, del juicio de personas que no han experimentado la completa justicia de Dios en su propia persona.

Pablo está hablando de personas concretas en la iglesia que sin haber experimentado lo completo de Dios se dedican a decir y a encontrar lo mal que hacen otras personas.

Siempre tienen argumentos y un montón de cosas para decir y lo que se les está diciendo es que: si todavía no lo estás viviendo en tu propia vida, ni se te ocurra decir: “a” sobre otros.

3.- PERSONAS QUE ESTAN BAJO LA LEY Y OTRAS QUE ESTÁN BAJO LA GRACIA

Romanos 3:21-24 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

En el capítulo 3 Pablo habla de los que están bajo la ley y de los que están bajo la gracia. Recordemos que luego de la muerte de Esteban muchos cristianos aun Judíos y no judíos salieron de Jerusalén y fueron a parar a Roma.

Había en Roma un evangelio entendido a medias, viviendo en una mezcla de ley y gracia. Con una mentalidad de personas que saben el léxico y las cosas de Dios, pero todavía no están bajo la realidad de la vida de la Gracia, o sea, que no pueden expresar la completa justicia de Dios, no alcanzan a expresar los ciclos completos de Dios.

Entonces Pablo comienza a hablar lo que es estar bajo la Gracia, lo legal que se produce por estar en ámbitos y atmósferas de Gracia. Esas atmósferas de gracia son las que nos aseguran un crecimiento constante.

4.- LA JUSTICIA QUE ES POR LA FE EN CRISTO JESÚS

Romanos 4:2-3 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 3 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.

La atmosfera de la Gracia de Dios, es la que nos asegura que esta justicia que nos ha sido dada en Cristo, tenga esta obra transformadora que absorba la genética de Dios.

El capítulo 4 habla sobre la justicia que es por la fe que es en Cristo Jesús, comienza a hablar sobre la justicia y dice puntualmente, donde no hay jactancia.

Cuando detectamos un poquito de jactancia, eso es producto de una generación que todavía no entendió la justicia de Dios.

5.- LA JUSTICIA QUE ES POR LA FE TRAE PAZ PARA CON DIOS Y PAZ EN RECONCILIACIÓN

Romanos 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

En el capítulo 5 habla de la justicia por la fe que es en Cristo Jesús que trae paz para con Dios, y paz en términos de reconciliación. Es una paz que nos lleva a tener una conciencia, porque a veces perdemos la conciencia de lo que significa estar reconciliados con Dios.

Fueron necesarios 5 capítulos en la epístola de Pablo para llegar al punto de entender lo que significa estar reconciliados con Dios. Porque no es solamente: “perdón Señor, me equivoque y ya”, no, es conciencia del valor de no haber tenido nunca acceso a Dios, y hoy tener paz para con Dios.

6.- LAS TRIBULACIONES, LA PACIENCIA, LA PRUEBA Y LA ESPERANZA

Romanos 5:3-5 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Sigue en el capítulo 5 hablando de las tribulaciones, la paciencia, la prueba y la esperanza, el apóstol Pablo está hablando de un proceso de la obra completa de Dios y del proceso de transformación que es necesario.

El apóstol Pablo va a ser un énfasis en que tengan cuidado porque como generación muchas veces aquí nos quedamos, un punto donde nos conformamos con lo logrado, pero donde no nos atrevemos a ver la transformación.

El apóstol Pablo está hablando sobre las pruebas, sobre las tribulaciones, como parte de los procesos por los que a veces es necesario que pase nuestra mente, que sea sacudida para entender el corazón de Dios para con nosotros.

7.- EL PECADO

Romanos 5: 12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Pablo sigue en el capítulo 5 hablando sobre el pecado, trata el asunto del pecado hablando del primer Adán, cómo entró el pecado por el primer Adán. 

8.- LA LEY Y EL PECADO

Romanos 5:13-14 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14 No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

Sigue hablando de la ley y del pecado, y por qué razón la ley no tiene poder contra él pecado. Este es un gran capitulo para aquellas personas que descubren en sus vidas que siguen peleando con asuntos de pecados no resueltos.

Y aunque a veces la terminología ley, nosotros la asociamos con Moisés, habla de un modelo de pensamiento que la iglesia evangélica ha tenido por años, el modelo de buscar la santidad a fuerza de temor, de reglas y de imposiciones. Por ejemplo: reglas sobre la vestimenta.

Pero esa no es la transformación que produce la gracia de Dios en nosotros, esa no es la transformación que buscamos, ya ha habido demasiado de un modelo caduco de producir resultados a fuerza de manipulación, de imposición, pero que no es la forma.

Muchas veces trasladamos maneras de hacer iglesia que no nos han funcionado ni siquiera en nuestras propias vidas. ¿Qué iglesia queremos construir? ¿Cuántos quieren construir una iglesia de reforma en la Gracia de Dios?

En la Gracia de Dios no necesitamos recordar cuánto nos equivocamos, pero sí necesitamos recordarnos el Cristo que portamos por la Gracia de Dios y la justicia que nos ha sido dada en Cristo Jesús.

9.- ¿CÓMO REACCIONA EL PECADO ANTE LA GRACIA?

Romanos 6:1-2   ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

En el capítulo 6 habla de qué es lo que sucede con el pecado ante la Gracia. La operación que produce la muerte de Jesús en nuestros miembros y en la conciencia.

10.- ¿CÓMO ACTÚA LA MUERTE DE CRISTO EN NUESTROS MIEMBROS?

Romanos 6:13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Pablo nos dice que Dios nos justificó pero la obra completa de Dios es cuando nos transformamos no en un justificado, sino en un instrumento de justicia.

Si la reforma se produce, nos tenemos que reconocer, mirarnos al espejo y decir sí, ahora si estamos siendo un instrumento de justicia, esa es la graduación a la que una reforma nos lleva, desde la justificación hasta ser instrumentos de justicia y también ser siervos de Dios.

11.- SER SIERVOS DE DIOS

Romanos 6:22 Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

Se trata de ser siervo pero no el siervo que hace cosas buenas para Dios, sino en el siervo por una calidad de ser, porque cuando Dios nos toma en sus manos nos volvemos en instrumentos de justicia, nuestro ser ejecuta cosas en el mundo en donde estamos.

Lo que Dios nos pide no es que estemos mirando lo que pasa en el mundo, sino que miremos lo que está pasando en la iglesia ¿Cómo expresamos una iglesia más madura, más completa?

Por eso la mejor manera de mirar hacia afuera, es mirar hacia adentro, porque cuando miramos hacia adentro ya no somos nosotros los que miramos el mundo, sino que es Cristo el que está sabiendo cuál es el diseño necesario para nuestra tierra.

N° 12. – LA REALIDAD DEL CUERPO Y LA CARNE SUJETA AL PECADO.

Romanos 7:24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

El apóstol Pablo, luego de hablar de que somos instrumentos de justicia habla de las realidades con las que nos tenemos que encontrar diariamente.

En el capítulo 7 encontramos que Dios hizo una obra completa en nosotros pero nuestro carácter, nuestro vocabulario, está produciendo algunos problemas alrededor nuestro y en nuestra casa ¿Cuántos reconocen que todavía tenemos algunos problemitas para resolver?

No nos quedemos con ¡ay miserable de mí quien me librará de este cuerpo de muerte! porque está hablando de una generación que nunca produce reforma ¿Por qué? Porque se quedó en la justificación, pero no logra alcanzar los objetivos de esa justificación, que son los frutos que se esperan de nosotros.

N°13.- UNA VIDA SIN CONDENACIÓN

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Aquí nos habla del ocuparse del espíritu, de cómo se rompen esas barreras que tenemos en nuestra carne, en nuestra naturaleza. Pero nosotros no andamos conforme a la carne, y ese andar conforme al espíritu es una vida de gestión en Dios.

La gestión que viene por la guía del espíritu es lo que produce los ciclos completos de Dios en nuestras vidas, cuando nuestro hacer no depende de alguien que nos lo está diciendo.

Esa palabra: no hay ninguna condenación, es la plataforma de confianza que debemos tener, no hay condenación, porque las recetas de nuestra carne, los pensamientos que estorban, los errores cometidos, no pueden ser un freno en este tiempo.

N° 14.- LA OBRA COMPLETA DE LA JUSTIFICACIÓN

Romanos 8:30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

El capítulo 8 habla de la vida del espíritu y nos habla de la vida del espíritu como la obra completa de la justificación.

N° 15 ELECCIÓN SOBERANA DE DIOS

Romanos 9:22-24 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, 24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?

Hay personas cuyo pensamiento y su conciencia nunca logran entender la gracia de Dios porque no entienden la elección soberana de Dios.

¿Por qué no están seguros? Porque no han logrado resolver cosas en sus vidas, porque esperan ver cosas en sus vidas que no suceden y dudan si Dios los escogió o no los escogió. Esta seguridad solo puede ser dada por la obra reveladora del espíritu.

¿Cómo reconocemos la elección soberana de Dios?

La respuesta es nuestra fe en Jesucristo, no es nuestra fe puesta en los resultados que da creer en Jesucristo, SINO NUESTRA FE PUESTA EN JESUCRISTO, en Él, que estamos aferrados a Cristo.

La elección soberana de Dios es que cuando él nos eligió, Él nos selló, puso un ancla que penetró nuestro espíritu y no nos deja separarnos de esa elección.

N° 16 EL CORAZÓN Y LA CONFESIÓN POR NATURAEZA

Romanos 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

El capítulo 10 habla sobre el corazón y la confesión por naturaleza, quiere decir, Cristo hablando y expresándose desde nuestro espíritu.

Algunos hablan del inicio de la vida de un cristiano porque con el corazón se cree para justicia y con la boca se confiesa para salvación, esa es la dinámica de una persona que ha reconocido que la naturaleza que llevamos de Dios en nosotros, habla y transforma el corazón, esa naturaleza está ganando terreno en el corazón y expresa palabras.

Nosotros tenemos que ser la radio que expresa la sintonía del corazón de Dios en nuestros días, es una naturaleza que habla, que es coherente con la realidad de Dios, no con la de los hombres.

N° 17 EL TEMOR Y LA HUMILDAD NECESARIA PARA ENTENDER EL MISTERIO DE ISRAEL Y DE LOS GENTILES.

Romanos 11:1 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín.

Romanos 11:11 Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.

El temor y la humildad necesaria para entender el misterio de Israel y de los gentiles, y la conducta diaria del hijo de Dios, que es: sacrificio en los miembros, renovación del entendimiento, humildad y cordura, conciencia de cuerpo. Y esa conciencia de cuerpo funcionando en los dones reconociendo los dones que Dios nos ha dado a cada uno.

¡Queremos ver a Cristo en cada uno de nosotros! Hablamos de que Dios ha afirmado dones en nuestros corazones que son necesarios, por eso queremos ver transformación, esa transformación debe manifestarse de manera concreta en nuestras vidas y en este tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: