EL EVANGELIO SOLO CONSISTE EN ANUNCIAR A CRISTO Y CONOCERLO A ÉL.

En nuestras reuniones venimos a oír de Él y tenemos que saber si estamos reunidos con amigos, no nos dejemos contagiar con ningún pensamiento que no sea Cristo, en algún momento de la conversación alguien tiene que decir: “Dónde está Cristo en todo esto”, y si no, reconocer que es tiempo perdido. Si Cristo no estuvo, no fue un lindo momento, aunque haya sido muy relajado no es lindo, porque no dejó nada de Cristo en nosotros.

Filipenses 3:7-8 “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.”

* Pablo dice que todo lo tenía como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, no de Jesucristo.

* Una cosa es conocer a Jesucristo, es decir conocer a Cristo a través Jesús. Pero cuando el apóstol nos pone Cristo Jesús es que ahora tenemos la versión de Jesús pero a través de Cristo.

* El problema de los doce apóstoles es que ellos conocieron a Cristo desde Jesús, pero Pablo conoció a Jesús desde Cristo. La perspectiva que Pablo tuvo de Jesús fue desde Cristo.

* Algunos se suben a Jesús para conocer a Cristo, pero Pablo se subió a Cristo para ver a Jesús. Por eso es que la productividad de su apostolado es que fue desde el lado correcto.

* La razón por la cual los hombres del antiguo testamento sin tener tanto conocimiento, lograban tantas cosas, es porque lo poco que vieron fue a Cristo, ellos nunca vieron a Jesús.

* La iglesia tiene mucho conocimiento de Cristo a través de Jesús. ¿Está mal? No, pero hay otro camino mejor.

Jesús se encargó de decir: “es necesario que este cuerpo vaya a la cruz, porque no están viendo la mejor versión de mí”. Hay una versión que solo está reservada para los ojos del espíritu.

Solamente Cristo puede ver lo que nosotros somos en Él. Por eso Pablo quería conocer a Cristo, porque cuando le conocemos a Él, nos conocemos a nosotros mismos.

Nadie puede conocerse a sí mismo, sino es a través de Cristo. Porque si nos conocemos a través de la experiencia de la vida somos candidatos a la depresión crónica.

Si nos conocemos a nosotros mismos a través de Cristo, vamos a conocer lo que éramos antes de que el mundo fuera fundado.

Excelente semana para todos!

A %d blogueros les gusta esto: