TODO LO VIEJO TIENE SU FIN EN LA OBRA DE LA CRUZ, DONDE DIOS CREA TODO UN SOLO Y NUEVO HOMBRE

Efesios 2:13-16

“Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de CRISTO. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.”

VESTIRNOS DEL NUEVO HOMBRE

Siendo quienes hemos sido salvos y regenerados, debemos despojarnos del viejo hombre y vestirnos del nuevo. El nuevo hombre ya fue creado, pero aún debemos revestirnos de él. Casi ningún cristiano sabe cómo despojarse del viejo hombre, mucho menos cómo vestirse del nuevo. Los cristianos en su mayoría piensan que despojarse del viejo hombre es desechar la vieja naturaleza o el viejo yo, y que vestirse del nuevo hombre equivale a vestirse de la nueva naturaleza. Los que sostienen este concepto yerran rotundamente. Puesto que el nuevo hombre que se menciona en 2:15 es un hombre corporativo, el de 4:24 también debe ser corporativo. Según 4:24, debemos vestirnos del nuevo hombre que ya fue creado en Cristo.

La manera de vestirnos del nuevo hombre se halla en Efesios 4:23: “Y os renovéis en el espíritu de vuestra mente”. Este versículo indica que ser renovados en el espíritu de nuestra mente equivale a vestirnos del nuevo hombre. Ahora debemos ver lo que significa ser renovados en el espíritu de nuestra mente. Admitimos que ésta es una expresión peculiar. Si yo hubiese escrito esta epístola, habría dicho: “la mente del espíritu”, en lugar de: “el espíritu de la mente”

DESPOJARNOS DE LA PASADA MANERA DE VIVIR NO SÓLO DEL VIEJO HOMBRE

Efesios 4 y Colosenses 3 muestran que para revestirnos del nuevo hombre, primero debemos despojarnos del viejo hombre. Efesios 4:22 dice que: “En cuanto a la pasada manera de vivir, os despojéis del viejo hombre”. La frase “manera de vivir” tiene mucho significado. Antes de ser salvos, teníamos cierta manera de vivir. Quizás trabajábamos cinco días a la semana y dedicábamos las noches y los fines de semana para divertirnos en lugares mundanos. Para algunos, la manera de vivir tal vez consistía en apostar, mientras que para otros, en frecuentar ciertos lugares o disfrutar de ciertas comidas. Todo esto forma parte de la manera de vivir. Cada nación y cada pueblo tiene su propia manera de vivir.

La única manera de despojarnos del viejo hombre es despojarnos de nuestra pasada manera de vivir.

Saludos y excelente semana!

A %d blogueros les gusta esto: