LO QUE SIGNIFICA LA CRUZ DE CRISTO
La cruz es una expresión que es usada en más de un sentido en la Biblia. ¿Qué quiere decir Pablo? cuando escribe: “Me glorío en la cruz de Cristo”,  este es un punto que tenemos que dejar bien claro.
SIGNIFICADO 1:
La cruz, algunas veces, significa la cruz de madera en que clavaron al Señor Jesús y le dieron muerte, en el  Calvario. Esto es lo que piensa Pablo cuando dice a los Filipenses que Cristo,
“se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”  (Filipenses 2:8).
Pero esta no es la cruz en que se gloría Pablo.  Lógicamente se habría retraído de la idea de gloriarse de un  pedazo de madera.
SIGNIFICADO 2:
La cruz, a veces, significa las aflicciones y pruebas que los creyentes en Cristo tienen que pasar si siguen fielmente a Cristo.  Éste es el sentido en que nuestro Señor usa la palabra cuando dice: “El que no toma su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo” (Mateo 10: 38.)  Éste no es tampoco el sentido en que Pablo usa la palabra, cuando escribe a los Gálatas.
SIGNIFICADO 3:
La cruz significa también, en algunos lugares, la doctrina, de que Cristo murió por sus hijos en la cruz, siendo este el sacrificio expiatorio que hizo en favor de los suyos, por medio de sus sufrimientos por ellos en la cruz, el sacrificio completo y perfecto por el pecado que ofreció cuando entregó su propio cuerpo para ser crucificado. En resumen, esta palabra, “la Cruz”, significa Cristo crucificado, el único Salvador. Éste es el significado en que usa la expresión Pablo cuando dice a los corintios: “La palabra de la cruz es locura para los que se pierden” (I Corintios 1: 18.) Éste es el sentido en que escribe a los Gálatas 6:14 “Jamás acontezca que me gloríe en nada excepto la cruz” Simplemente, significa: “Me glorío sólo en Cristo crucificado”
Jesucristo crucificado fue el gozo y deleite, consuelo y paz, esperanza y confianza, fundamento y lugar de descanso, arca y refugio, alimento y medicina de Pablo, como debe ser de nosotros.  Pablo no pensaba en lo que él había hecho o sufrido. No meditaba en su bondad o justicia. Le gustaba pensar en lo que Cristo había hecho, y Cristo había sufrido: la muerte de Cristo, la justicia de Cristo, la expiación de Cristo, la sangre de Cristo, la obra consumada de Cristo. En esto se gloriaba. Éste era el sol y el rol  de todo su caminar y de todo su ser.
Éste es el tema que le gustaba predicar. Era un hombre que iba de un lugar a otro, por la tierra, proclamando el evangelio del resucitado. Andaba diciendo a la gente que Jesucristo los amaba y había muerto por sus pecados en la cruz. Notemos lo que dice a los Corintios: “Os transmití lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados” (I Corintios 15:3.)  “Resolví no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2.)   Él, un fariseo, que perseguía a los cristianos, había sido limpiado por la sangre de Cristo. No podía callar este hecho. Nunca se cansaba de contar la historia de la Cruz.
Saludos afectuosos!
A %d blogueros les gusta esto: