La asamblea es la reunión de los creyentes, pero no es la iglesia. Jesús fue el único que aplicó de manera completa lo que es la iglesia, cuando dijo: 

Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 

Mateo 16:18

En el desarrollo de la iglesia neo testamentaria, se llama iglesia a muchas cosas, que no lo son, y que en su mayoría es la asamblea, es decir, cuando la gente se reúne. Dios en su diseño creó la asamblea.

Dios en su eterna sabiduría permitió el sistema de asamblea como un círculo que gira velozmente, para que aquellos que fueron llamados a ser edificados en la iglesia, deban sobrevivir a la asamblea. La asamblea es el primer nivel de supervivencia de un hijo que fue sacado muerto de las tinieblas y fue traído a la luz. Los creyentes han debatido si es importante congregarse o no. Para algunos el congregarse es casi una doctrina y para otros no es tan importante. Y de alguna manera, con el tiempo, nos damos cuenta que los dos tenían media razón, por lo tanto los dos estaban en una media mentira, un espíritu de error. Y una cosa es un espíritu de mentira y otra un espíritu de error. La diferencia entre una mentira y un error es que el error tiene media verdad y media mentira. El error es una ensalada en la cabeza, mezclada con verdades. No hay persona más difícil de tratar que la que está medio equivocada. La iglesia del Siglo XXI está llena de medio equivocados, porque venimos de una transición, tratando de Salir de lo que nos enseñaron, lo que pensamos, etc.

Es clave entender que lo que va a producir la transformación y la reforma en el mundo no es la asamblea, sino que va a ser la iglesia formada por todos los santos redimidos, apartados por Dios y que han mostrado por la vida del espíritu, sobrevivir a lo que es el espíritu de la asamblea.

La asamblea son los diferentes tipos de reuniones: donde nos congregamos, reuniones de trabajo, de estudios, fiesta de cumpleaños, etc. Todos esos son lugares, que Dios en su sabiduría nos va viendo por el espíritu cómo nos comportamos. Dios nos examina todo y de eso el Señor, de la cantera, Dios va haciéndose de aquellos que van siendo parte de la edificación de la iglesia, que según Efesios, la divide en tres cosas: 

  • En un edificio, para que sea un ladrillo, o una piedra. 
  • Un cuerpo, para que nos sintamos miembros.
  • Ciudadano del reino.

Un buen ciudadano no puede ser alguien que no sepa vivir en sociedad; un buen miembro de una familia, no puede ser tal que no sepa convivir en su casa, y los que van a ser construidos como piedras vivas en el edificio del Señor tienen que aprender a convivir.Es por eso que si por el espíritu no nos entrenamos en el arte de resolver conflictos, en cualquier circunstancia, estamos vedados a ser la iglesia. 

No nos congregamos para edificar la iglesia, sino que nos congregamos para animar a los santos a resolver conflictos de asamblea. El viernes la siguiente parte…

Saludos y excelente jornada!

A %d blogueros les gusta esto: