Jesús en el evangelio del reino dijo unas palabras tremendas: 

No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.  35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra.

MATEO 10:34-35

¿Por qué el Señor trae conflictos? 

Porque de esa manera tanto la suegra como la nuera producen capacidades para resolver conflictos que Dios establece, para de allí en más formar la iglesia.Cuando estamos en la iglesia y no hemos resuelto asuntos con familiares, no hemos resuelto asuntos con la asamblea de los compañeros de trabajo, con los vecinos; lo que se tarda es la materia prima para edificar la iglesia; porque cuando venimos a congregarnos, todo el ruido que se oye, son las esquivadas que le hemos dado a los asuntos de los conflictos en la vida.

Algunos dicen: “Yo con mi papá no hablo más, ya me cansé de hablar”, entonces el conflicto que no supo resolver con su papá, viene y lo quiere resolver en la iglesia; por eso, la gente busca en la iglesia escapar a los conflictos que no pudo interpretar. Porque antes de que conociéramos a un hermano en la asamblea, conocimos a nuestro papá; y de la manera en la que interpretamos el conflicto con nuestro papá es cómo resolveremos todos los otros problemas en la construcción de la IGLESIA. Hay patrones que se llevan muy mal con los empleados, y después quieren entender la iglesia. ¡¡No!! Proféticamente el antiguo pacto dice que cuando se construía el templo, la iglesia, se construía con piedras acabadas, de tal manera que no había ruido en la construcción. En el nuevo pacto la edificación de la iglesia es con piedras vivas acabadas que son las personas, como lo debemos ser cada uno de nosotros.

El arte de interpretar los conflictos es hacernos más hermanados en la construcción del Cuerpo de Cristo.

El próximo lunes continuamos con esta serie… Buena jornada!

A %d blogueros les gusta esto: