MIENTRAS MÁS CLARO PODAMOS VER A CRISTO, TODA NUESTRA VIDA SE VA A ACLARAR, PORQUE ÉL ES LA LUZ DE LOS HOMBRES Y LA LUZ TRAE CLARIDAD Y DONDE ESTÁ LA LUZ NO HAY TINIEBLAS.

Ap. Gustavo Lara

El secreto de la vida de un ser humano no es solo saber la Biblia, hay sabiduría cuando cada día yo se que debo saber más de Cristo y que se tiene que revelar a mi vida.  En este tiempo estamos en el negocio de quitar, por eso está mal cuando los creyentes le dicen al Señor: “Dame más de ti”, eso es un error, es un velo, hemos cantado por años canciones que eran una irrealidad, producto de la impericia, de los velos. Ni Cristo ni el Espíritu Santo es algo que  va a entrar en nosotros como si fuera por cuenta gotas. Cristo es una persona y el Espíritu Santo es una persona, lo correcto es decir: “Señor ten más de mi”. Ser lleno del Espíritu Santo no es cuanto yo tengo del Espíritu Santo, sino cuánto el Espíritu Santo puede gobernar en mí. 

Muchas personas piensan que para que la obra de Dios se consume en la tierra nos tiene que venir algo, y esto es totalmente anti bíblico, la conquista de la iglesia no tiene nada que ver con algo que va a venir, sino con algo que hay que quitar.Reforma no está basada en algo que nosotros podamos aprender a hacer, sino en algo que nosotros vamos a quitar. Por eso revelación es quitar, no hay revelación con; usted no va a tener más revelación yendo a la iglesia o a un congreso, usted va a tener revelación yendo a la iglesia y saliendo con menos, no con más. 

El diablo no se va por nuestros decretos, ni proclamas, el diablo huye conforme nosotros sacamos velo de nuestra mente, él sabe que está más fácil de identificar, porque lo único que impide que nosotros veamos la obra del diablo y la destruyamos, como dice Pablo que no ignoramos sus maquinaciones, es que vayamos quitando los velos de nuestra mente, y cuando veamos el operar del diablo con solo una palabra que salga de nuestra boca haremos que el diablo huya.Autoridad espiritual no es la suma de horas que nosotros oramos, sino cuánto velo de ignorancia y de religiosidad hayamos sacado de nosotros.Por eso es que Canaán era la tierra prometida, Israel no tuvo que pagar por Canaán, sino que tuvo que quitar a sus enemigos. Tomar Canaán no era un asunto de llevar, de hecho los israelitas entraron sin nada. Los únicos velos que nos están impidiendo llegar a la próxima dimensión están dentro de nosotros, no tenemos la culpa de esto, pero nos debemos hacer responsables, si esto sucede en nuestras vidas, de acá a dos años estaremos viviendo  los mejores momentos de nuestras vidas, todo se va a estabilizar, pero tenemos que saber que quitar un velo nos va a enfrentar a la lucha espiritual más importante que existe en el mundo espiritual.

Las guerras espirituales más poderosas no son las que se libran para ver como entramos en un determinado país, sino la de quitar un velo de nuestras vidas, por eso es que para quitar un velo de un templo hecho de manos de hombres tuvo que morir Cristo, ser crucificado, 6 horas de sangre en la cruz para romper un velo de tela. Imaginémonos por qué a veces Dios visita a su pueblo con aflicciones, por qué a veces somos afligidos, no que seamos afligidos para ser salvos, es que detrás de las aflicciones, si las padecemos en el Señor con paciencia y esperanza, el resultado es que se caerá un velo. Y si lo puedo ver mejor, entonces tendré fe, y si lo puedo ver por fe, todo lo que estoy viendo va a venir a mi vida. Cualquier persona que proyecte la vida de Cristo, habrá alguien que se siente a oírlo, porque el espíritu de Cristo es atracción de gente para el propósito. Entonces no habrá una mejor iglesia porque haya más músicos, ni habrá una mejor iglesia porque haya más gente, solamente eso tiene que ser la consecuencia de la vida de Cristo manifestada en nuestras vidas.

A %d blogueros les gusta esto: