Todo lo que camine en perfección según Dios lo ha diseñado, irá siempre acompañado de todo lo que Dios ha establecido. Dios no está comprometido a respaldar gestiones en personas que van hacia atrás, sino en gente que camina hacia la perfección. 

El camino de la fe es perfección, no es: “acá andamos”, “acá andamos, tratando de ver cómo salimos”. 

Caminemos hacia la perfección cada uno responsablemente según los diseños de Dios, y tendremos asegurados los recursos necesarios para que nosotros y nuestras generaciones no tengamos falta de nada en la tierra. 

HEBREOS 6:1-6 1Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, 2de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno. 3Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite. 4Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

Esto que hemos leído era una exhortación a cierto grupo de personas, esto no está escrito para nosotros, esto fue escrito para personas puntuales en un momento puntual de la historia.

Las personas que recibieron esta palabra, sin duda, deben haber sido personas que querían ver en sus días los diseños de Dios manifestados en la tierra, porque si no jamás hubieran recibido tan grande artillería de verdades; pero si la recibieron es porque por un lado querían ver a Dios manifestado en sus días, para ver una sociedad cambiada y transformada por Dios, pero por otro lado estaba la realidad de que ellos no estaban entendiendo de qué se trataba esto.

Por eso dice: “…por tanto, dejando”, NO HAY PERFECCIÓN SI NO SE DEJA ALGO.

La palabra DEJAR es una palabra muy fuerte, si hay algo que a los seres humanos nos cuesta es dejar, y más cuando se trata de algo bueno como lo son los rudimentos de la doctrina.

Aquí no está diciendo que dejemos de robar, que dejemos de matar personas, no, estamos hablando de perfección. Siempre que Dios habla de perfección alguien tiene que estar dispuesto a dejar. 

En todos los órdenes de la vida hay cosas que son rudimentarias, y vamos a tratar de entender esta palabra, por eso el título es DE LOS RUDIMENTOS hay que pasar a LOS FUNDAMENTOS. Y si logramos entender lo que es un fundamento, entonces los recursos de las naciones van a ser transportados a las personas para que cumplan el propósito de Dios; sean recursos espirituales, emocionales, financieros o materiales. 

Mañana la segunda parte! 
Buen día para todos.

A %d blogueros les gusta esto: