HEBREOS 6:1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios.

Aquí la clave está en: “dejando ya los rudimentos”. No dice dejando la doctrina del diablo, sino que dice que hay que dejar los rudimentos de la doctrina de Cristo. 

Lo que nos está diciendo es que hay cosas que hemos aprendido de Cristo que hay que dejarlas, porque no es que queremos ser buenas personas, no, queremos ser perfectos, porque nos tocó un Dios que es Padre perfecto. Nuestra motivación por la que abrazamos el evangelio es porque queremos ser perfectos. 

Dice la palabra: “…vamos adelante”, qué hay adelante, adelante no hay sueños, adelante no hay proyectos, ADELANTE HAY PERFECCIÓN. Cuando una persona está enfocada en la perfección, todas las demás cosas van a venir a nuestras vidas. 

El Señor nos dice que nos dediquemos a perfeccionar nuestra vida en Dios, porque está perfección hará que todas las cosas vengan a nosotros, no tenemos que abrir cincuenta flancos diferentes, solo uno, dejar lo rudimentario y pasar a la perfección.

Muchas gracias por leer!

A %d blogueros les gusta esto: