Saludos, hoy comenzaré una nueva serie de escritos y audios con ustedes.

Génesis 49:2 (RVR1960) 2 Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad a vuestro padre Israel.

Deuteronomio 4:10 (RVR1960) 10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos;

Lucas 5 (RVR1960) Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios.

La exposición al sonido de la Palabra de Dios genera fe (Rom.10: 17).

Una de las estrategias efectivas de las tinieblas es mantener a las personas fuera del alcance de la Palabra de Dios a través de una voz creíble y auténtica. Lo hace oponiéndose a la necesidad de reunirse y reunirse para escuchar la Palabra de Dios. Esto es cierto en los siguientes niveles:

• La reunión de padres o líderes espirituales sobre iglesias locales para recibir doctrina apostólica.

• La reunión de santos en una iglesia local o Casa de Fe.

• La reunión de diferentes iglesias, que se relacionan entre sí bajo una gracia paterna apostólica específica.

• La reunión de diferentes iglesias en una ciudad.

REUNIRNOS EN TORNO A LA PALABRA DE DIOS es esencial porque produce la naturaleza y la voluntad de Dios dentro de nosotros cuando respondemos a ella obedientemente.

El elemento de REUNIRNOS es un factor vital en el proceso de la Palabra de Dios para lograr el resultado deseado.

Romanos 10:5-17 5 Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas. 6 Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); 7 o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). 8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? 17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

1. Los hombres necesitan invocar el nombre del Señor; necesitan confesar con su boca a Jesús como Señor, y creer en su corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos.

2. Esto requiere que ellos escuchen la Palabra de Dios.

3. Esto, a su vez, requiere que haya alguien para HABLAR o TRANSMITIR la Palabra de Dios.

4. Lo que se dice tiene que ser una buena noticia: la salvación.

5. Esta persona que habla la Palabra tiene que ser ENVIADA por Dios.

6. Los pies de esta persona deben ser hermosos, lo que alude al predicador que habla una palabra relevante u oportuna en la temporada que resulta en fructificación o florecimiento.

Tenga en cuenta el proceso:

1. EL ENVIO DE DIOS

2. EL PREDICADOR

3. LA PROCLAMACIÓN DEL MENSAJE OPORTUNO Y RELEVANTE

4. LA AUDIENCIA COMO EL RECEPTOR DE LA PALABRA

5. FRUTO = FE Y OBEDIENCIA

6. EL RESULTADO PREVISTO DE DIOS SE REALIZA, QUE ES QUE TODOS VENGAN A LA SALVACIÓN.

Cada elemento del proceso anterior es vital para lograr el fruto deseado. En este estudio nos centramos en la importancia de posicionarnos para escuchar el mensaje proclamado.

El enemigo está seriamente decidido a prohibir la manifestación de la voluntad de Dios en nuestras vidas. O bien causará que el pueblo de Dios escuche incorrectamente, o que no escuche en absoluto.

Donde no se oye la Palabra, no puede haber beneficios o frutos derivados de la Palabra.

Un abrazo gigante

A %d blogueros les gusta esto: