El desarrollo del Propósito Eterno de Dios están encerrados y acompañados con la proclamación de Su Palabra. 

 • Su Palabra formó y enmarcó los mundos. 

 • Su Palabra es una expresión de sí mismo. 

 • Su Palabra contiene la gracia, la sustancia esencial que lo define como Dios, y que configura a los hijos en su identidad de filiación y les otorga poder en la ejecución de la voluntad de Dios. 

 • Su Palabra es eterna e infinita, infalible. 

 • Todos los propósitos divinos adquiridos en y con Su Palabra se pierden si no se escucha la Palabra. 

Los Hijos de Dios tienen que priorizar su reunión corporativa para escuchar la Palabra de Dios. En Efeso, las personas estuvieron bajo el sonido de la Palabra de Dios emitida a través de la voz de Pablo durante al menos dos años, e incluso posiblemente hasta tres años, diariamente. Este rigor, disciplina y devoción que las personas expresaron al escuchar y escuchar. 

Uno de los diagnósticos de nuestra generación son los bajos niveles de obediencia a la Palabra de Dios. En el mejor de los casos, el «cristiano» promedio está expuesto a aproximadamente 30 minutos de predicación los domingos, y todavía gran parte de la predicación no está centrada en la Palabra, no procede ni es verdad presente.

Cuando hay una indiferencia hacia una actividad, esto prueba que el valor y el propósito de la actividad no se comprenden. No es maldad es ignorancia. 

Cuando las personas descuidan la importancia de reunirse regularmente para escuchar la Palabra de Dios, se destaca su falta de comprensión y revelación en cuanto a la importancia absoluta de todo el proceso de OÍR la Palabra de Dios.

Cuando dejamos de reunirnos en torno a la Palabra de Dios, nos comenzaremos a reunir en torno a las diversas y extrañas doctrinas. 

1. LA ESENCIA MAS PROFUNDA DE LA «IGLESIA» INCORPORA LA IDEA DE ENCUENTRO

El término griego traducido como «iglesia» es «ekklesia», que incorpora inherentemente la idea de la «reunión» de un pueblo selecto.

Hebreos 12:23 (RVR1960)

23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,

La iglesia es la asamblea general. La palabra «asamblea» denota una reunión festiva. 

La «fiesta» en nuestro contexto es la alimentación de la Palabra de Dios. Este es nuestro alimento y fortaleza.

1 Corintios 5:7-8 7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 8 Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.

Excelente jornada para todos!

A %d blogueros les gusta esto: