La Oración que Gobierna Realidades: Comprendiendo la Dinámica Apostólica de la Fe

En el corazón de la fe apostólica, según se refleja en Efesios 1:15-16, yace una poderosa comprensión de la oración como una fuerza que gobierna realidades más allá de lo visible. Este artículo explora cómo la oración, influida por una visión apostólica, transforma no solo nuestras peticiones, sino también nuestra percepción y acción en el mundo.

Entendiendo la Oración Apostólica

La oración apostólica se distingue por su enfoque en la realidad espiritual más que en la física. Pablo, al hablar a los Efesios, se centra no en las necesidades materiales, sino en la fe y el amor que emanan de su comunidad. Esta perspectiva transforma la oración de una lista de deseos a un instrumento de poder que gobierna y moldea realidades según la voluntad divina.

La Fe que se Oye

La fe apostólica es una fe que se “oye”, es decir, se manifiesta en acciones concretas y amor tangible. La verdadera fe no es estática; es dinámica y se expresa en cómo vivimos y cómo amamos. En nuestras oraciones, esta fe se traduce en agradecimiento no solo por lo que Dios ha hecho, sino por lo que está haciendo y hará a través de nosotros.

Hacer Memoria Hacia Adelante

En la oración apostólica, “hacer memoria” no significa recordar el pasado, sino proyectar hacia el futuro. Es un acto de visualizar y declarar las realidades que Dios desea establecer. En este sentido, la oración se convierte en un acto profético que anuncia y trae a la realidad el plan divino para nuestras vidas y nuestro mundo.

La Práctica de la Oración Apostólica

  • Orar con Visión Profética: Nuestras oraciones deben ser guiadas por una visión profética que va más allá de las circunstancias actuales y ve el plan divino en acción.
  •  Declarar la Realidad de Dios: En lugar de centrarnos en nuestras limitaciones y problemas, nuestras oraciones deben declarar la realidad del reino de Dios y su justicia.
  •  Interceder por la Transformación: La oración apostólica intercede por la transformación de las realidades sociales, políticas y espirituales, alineándolas con la voluntad de Dios.
  •   Confesar Fe y Esperanza: Las oraciones deben ser confesiones de fe y esperanza que reflejan no solo nuestras necesidades actuales sino también nuestras expectativas futuras en Cristo.

Aplicando la Oración Apostólica en la Vida Cotidiana

  •  Orar por Sabiduría y Revelación: Debemos pedir continuamente el espíritu de sabiduría y revelación para comprender mejor los caminos y propósitos de Dios.
  •  Transformar Nuestra Perspectiva: Cambiar nuestra forma de orar también cambia nuestra forma de pensar y actuar. Al orar con una perspectiva apostólica, comenzamos a ver y actuar en el mundo de manera diferente.
  • Orar por la Causa de Cristo: Nuestras oraciones deben estar centradas en la causa de Cristo, que es mucho más amplia y profunda que nuestras agendas personales.
  •  Compromiso con la Fe Viva: La fe que “se oye” es una fe activa. Nuestras oraciones deben ir acompañadas de acciones que demuestren nuestro compromiso con el evangelio.

Conclusión

La oración que gobierna realidades es un pilar fundamental de la vida de la iglesia apostólica. No es solo un acto de petición, sino un poderoso medio de gobierno espiritual. Al adoptar esta dinámica de oración, nos alineamos más estrechamente con los propósitos de Dios y participamos activamente en la manifestación de su reino en la tierra. La oración apostólica, entonces, no es solo un concepto teológico, sino una práctica transformadora que cambia cómo vemos y vivimos en el mundo.

3 replies on “La Oración que Gobierna Realidades: Comprendiendo la Dinámica Apostólica de la Fe”

  • Alicia
    18 de abril de 2024 at 14:31

    Debemos Orar desde su Realidad, vivir en su Realidad y declarar Su Realidad. Entendiendo esto nuestra Oración y toda nuestra vida es transformada!!.

  • Cesar rodriguez
    19 de abril de 2024 at 13:42

    Gracias por tan grande dirección!

  • 22 de abril de 2024 at 11:17

    Gracias. Excelente. La importancia de la oración apostólica, esta oración es por la visión que Cristo puso y pone en nuestros corazones. El poder ver hará que las oraciones de Dios através de nosotros se expresen con gran poder . Hermoso espíritu de sabiduría y revelación que sea nuestra oración constante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *