LAS ERAS – La separación del orgullo II

  • 27 de julio de 2022
  • Yonathan Lara
  • 6 min de lectura

Hola queridos seguidores, aquí estamos nuevamente con la  segunda parte de la serie  la Era de Arauna, símbolo del orgullo.

Cuando David toma conciencia de la magnitud de su pecado al realizar el censo, pide que el juicio de Dios caiga solo sobre él, 2 Samuel 24:10. Por instrucción profética levanta un altar en la Era de Arauna, esta acción termina con la plaga. Es importante destacar que luego en este sitio se construiría el Templo de Salomón. El templo en su aplicación actual para nosotros, es la reunión corporativa de los Hijos de Dios. El templo corporativo acaba con lasplagasdelasociedad. Esta Era es un símbolo de separación de una dimensión de falsedad e inexactitud, el orgullo. El orgullo es la naturaleza misma de Satanás. En nuestro viaje a la perfección debemos lidiar con el orgullo, una característica normal de la naturaleza caída, del primer Adán.

La Era es un lugar de separación, así como el grano se separa de la paja, muchas cosas deben ser removidas en nuestra humanidad. La Era representa el tamizado de Dios en nuestras vidas, para separar la carne del espíritu, lo difuso de lo preciso y lo falso de lo verdadero.

Existen algunas condiciones para erigir un altar específicamente en esta Era de Arauna. Algunas de ellas son:

1-Humildad y oración

 2Samuel24:17 …“Y David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía al pueblo: Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron estas ovejas? Te ruego que tu mano se vuelva contra mí, y contra la casa de mi padre.” 

Al asumir la culpa, David reconoció su fracaso, proclamó la inocencia de las víctimas. Setenta mil personas murieron a causa de su liderazgo. Ni siquiera Goliat mató a tantos israelitas. Esto no era responsabilidad del pueblo. Era la responsabilidad de él, como líder, ya que su congregación estaba disminuyendo en tamaño frente a sus ojos. Aquí David reconoció que la gente, era más importante que él. Este reconocimiento de pecado y  fracaso, este arrepentimiento de David, liberó la palabra profética de Gad, que sería la solución para terminar con la plaga. Como rey David podría haber convocado a Arauna, sin embargo se humilló y fue personalmente. Otro detalle no menos importante fue que compró la era y los animales, para no ofrecer un sacrificio de obediencia, sin costo alguno, que utilizando su investidura real era legal si lo hacía. Cada transacción de gracia en las Escrituras, está precedida por la humildad. La Biblia dice que debemos humillarnos a nosotros mismos, Santiago 4:10. Sin arrepentimiento y humillación no seremos materia prima escogida por Dios para construir su templo. Tantos hombres y mujeres, que se destacaron por su humildad, Moisés, Josías,  Ezequías, Pablo, Cornelio, Bernabé, Ana, la mujer siro-fenicia, aun el hijo pródigo, tal humildad liberó gracia. Dios da gracia a los humildes, Santiago 4:6.

2-Rendidos en adoración

2 Samuel 24:24 “… Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata.”

Las ofrendas de paz y el holocausto son símbolos de adoración. David adoró en medio del castigo, no culpó a Dios, sino que se hizo cargo. Qué importante es reconocer la diferencia entre una prueba, un proceso y una consecuencia de una desobediencia, para no endilgarle culpas a Dios o a Satanás cuando es simplemente el resultado de ser independientes. Una de las palabras griegas para adoración es proskuneo, cuyo significado es una metáfora de rendición. David se rindió a Dios. En este lugar también Abraham levantó un altar para sacrificar a Isaac. Abraham llamó al sacrificio de su hijo adoración, Génesis 22:5. El reconoció que era mayordomo y no dueño de su hijo. El sacrificio es igual a la adoración. La ubicación era la misma que la Era de Arauna. Esta fue también la ubicación del templo de Salomón. Este es un lugar de rendición,esta es la verdadera adoración. Dios está buscando verdaderos adoradores. Los verdaderos adoradores se reunirán en el templo. El hombre de Betesda entró al templo después de ser sanado, San Juan 5:14. El cojo entró en el templo después de ser  sanado, Hechos 3:2. El viaje al templo requiere un corazón deadoración y un corazón de humildad

Por más que cada creyente  sea  templo del Espíritu Santo, debe existir una muestra representativa en cada ámbito de “adoradores del templo”: el Cuerpo corporativo de Cristo. El lugar de descanso para Dios es el templo. El Tabernáculo de Moisés y el Templo de Salomón eran lugares de reposo para Dios. Jesucristo es la Cabeza de la Iglesia y quiere recostar su cabeza sobre su cuerpo, aquellos que lo adoran en espíritu y verdad.

Al ofrecer holocaustos y ofrendas de paz, David hizo ciertas declaraciones al Señor. Al hacer un holocausto, el animal es sacrificado y la sangre rociada sobre el altar. De acuerdo con Levítico 17:11; La vida de la carne está en la sangre. Todo el animal, excepto la piel, se quema en el altar para indicar la total consagración al Señor. Al hacer el holocausto, él simbólicamente declara: “Mividaestáenti.” 

Al hacer una ofrenda de paz, el animal es sacrificado; el sacerdote rocía la sangre sobre el altar, y el oferente, con la ayuda del sacerdote, ofrece el pecho y el hombro derecho a Dios. Con el sacerdote sosteniendo la mano del oferente, el oferente agita la ofrenda en forma de cruz. El resto del animal se devuelve al oferente. El oferente come el resto, participando simbólicamente de la naturaleza divina de Dios. El pecho simboliza la esperanza. 

Al ofrecer el pecho sobre el altar, él simbólicamente declara, “Miesperanzaestáenti.” 

El hombro derecho simboliza la fuerza. Al ofrecer el hombro derecho, él simbólicamente declara: “Mifuerza está en ti.” 

Por lo tanto, a través de estas ofrendas, el oferente declara: “Soy tuyo, mi vida está en ti, mi esperanzaestá en ti, mi fortaleza está en ti. Ahora soy un participante detunaturalezadivina”.

Que el Señor pueda encontrar descanso en su Cuerpo, la Iglesia, formada por hombres y mujeres rendidos completamente a su voluntad, totalmente dependientes de su Vida. 

Muchas gracias por haber compartido este tiempo con nosotros, hasta el próximo encuentro.

3 replies on “LAS ERAS – La separación del orgullo II”

  • Claudia coscusa
    27 de julio de 2022 at 21:00

    Buenas tardes amados gracias por compartir y enseñar la palabra que nos hace creer en la naturaleza del hijo y anhelar cada día conocerlo más! Gracias

  • Familia
    28 de julio de 2022 at 00:35

    Amén muchisimas gracias!!!me gusta mucho seguir aprendiendo, y conociendo más de su naturaleza divina… Que El Espíritu Santo siga trabajando está palabra en mi y mi familia ❤️

  • Jonathan Julio
    28 de julio de 2022 at 10:53

    Buen material. Saludos, desde Ecuador; babahoyo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *