LAS ERAS – La separación del mundo III

  • 2 de marzo de 2022
  • Yonathan Lara
  • 6 min de lectura

Saludos, hoy continuaremos con la serie: la separación del mundo, la era de Atad. Como recordarán en esta sección abordaremos sobre la constitución del mundo. 

1 Juan 2:15-17

  1. No amen al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él;
  2. porque todo lo que hay en el mundo — los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida — no proviene del Padre sino del mundo.
  3. Y el mundo está pasando, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Existen diferentes definiciones de la palabra “Mundo”, pero en 1Juan 2:15-17 vemos la constitución del mundo. Constitución se refiere a un sistema de creencias: los principios y máximas por los cuales se gobierna el mundo. El mundo está organizado y arreglado por estos sistemas de creencias. Hay 283 “-ismos.” Algunos ejemplos son:

Humanismo: este sistema exalta al hombre por encima de Dios. El hombre puede resolver sus problemas por medio de su intelecto. Rechaza la vida después de la muerte, depende de la ciencia, es pro-aborto, fomenta la indulgencia sexual, niega la importancia de los padres.

Modernismo: también es una filosofía centrada en el hombre, antropocéntrica, promueve desde el optimismo la supremacía del intelecto sobre la fe. Por lo tanto no cree en la inspiración de la Biblia, ni en la deidad de Cristo. Promete la auto redención y el existencialismo. Como defiende el relativismo, no existe el bien ni el mal, todo es relativo. El modernista depende exclusivamente del intelecto del hombre para reformar al mundo.

Posmodernismo: para los posmodernos, no existe ninguna forma de la humanidad para alcanzar algo así como la emancipación o el progreso. Esto se traduce en una desconfianza  hacia cualquier tipo de propuesta salvífica de la humanidad. Las filosofías posmodernas desconfían a su vez de dicotomías binarias tales como las oposiciones entre verdadero y falso; cuerpo y espíritu; sociedad e individuo; libertad y determinismo; presencia y ausencia; dominación y sumisión o masculino y femenino. Por lo que la verdad es relativa, la moral es relativa, la propiedad es colectiva y los derechos individuales deben ser eliminados. Esta filosofía promueve que todas las religiones sean iguales. Esta cultura hace énfasis en la imagen del hombre sin tener en cuenta su sustancia. El “status” del individuo se basa en lo externo.

Las cosas del mundo energizan los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. El mal uso y el afecto hacia estas cosas son señales  de la ausencia del amor del Padre.

Las personas que son conducidas por el placer viven de acuerdo con los principios de este mundo, que incluyen los deseos de los ojos, los deseos de la carne y la vanagloria de la vida.

Los deseos de los ojos, auto provisión: es una forma de ver la vida dando más valor a las posesiones que al hecho de estar vivo. Sin embargo Jesús enseñó que nuestra vida no debe centrarse en la abundancia de las posesiones (San Lucas 2:15). Él venció los deseos de los ojos cuando Satanás le dijo que convierta las piedras en pan (Mateo 4:3-4). 

Los deseos de la carne, autoprotección: estas son las cosas del mundo que promueven el egoísmo y elegocentrismo. Jesús venció los deseos de la carne en el desierto. Satanás le sugirió que tomara un riesgo tonto y luego  llamó a los ángeles para protección (Mateo 4:5-7). Esto sería una manifestación de egocentrismo. El Reino deDios es desinteresado. El Buen samaritano exhibió los valores del reino (Lucas 10:25-37). David exhibió valores del reino al tratar  con el egipcio (1 Samuel 30:11). El desinterés es la naturaleza de Cristo.

Romanos 15:3

Porque Cristo no se agradó a sí mismo; más bien, como está escrito: Las afrentas de los que te afrentaron, cayeron sobre mí.

La vanagloria de la vida ,autopromociónestas son las cosas del mundo que promueven el orgullo y la ambición. Jesús venció la vanagloria de la vida en el desierto. Satanás le sugirió que lo adorara a cambio de fama y riquezas (Mateo 4:8-10). Las cosas del mundo son impulsadas por el deseo de exaltarse a uno mismo. Esta fue la naturaleza misma de Adánque también se manifestó a través de Nabucodonosor, rey de Babilonia. La misma naturaleza que se expresó en el pensamiento de Lucifer, antes de ser echado del cielo, como lo relata Isaías 14:13-14.

Isaías 14:13-14

13 Tú has dicho en tu corazón: Subiré al cielo en lo alto; hasta las estrellas de Dios levantaré mi trono y mesentaré en el monte de la asamblea, en las regiones más distantes del norte. 14 Subiré sobre las alturas de las nubes y seré semejante al Altísimo.

En cambio, Cristo exhibe el reino de Dios; por lo tanto, debemos tener la misma mente que Cristo (Filipenses 2:1-4). Así como Jesús se separó de las cosas del mundo en el desierto, así también debemos separarnos de las cosas del mundo en la Era de Atad.

En el próximo blog hablaremos de como separarse del mundo, la buena noticia es que Dios también nos proveyó esa salida. 

Te esperamos, hasta el próximo encuentro.

1 reply on “LAS ERAS – La separación del mundo III”

  • eduardo
    31 de marzo de 2022 at 20:36

    excelente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.